20 de abril de 2011

Regalos - "Sobre la Fotografía", de Susan Sontag

Han sido días de vino y rosas los que median entre la fecha de mi 41 cumpleaños y este momento, la verdad. Siguiendo con la intención de compartir mis regalos con vosotros (hace unos días decía Jodorowsky en un periódico algo así como "lo que doy, me lo doy, y lo que no doy, me lo niego", y no voy a ponerme tan estupendo como para decir que es la máxima que guía mis pasos en esta tierra, pero sí que afirmaré que es una buena máxima a intentar seguir), quiero hablaros de otro de esos grandes presentes. Es un libro humilde de apariencia, editado en Debolsillo y que debe costar como 10 euros, pero que me tiene fascinado desde que lo empecé. Se trata de Sobre la fotografía, de la escritora norteamericana Susan Sontag.
No voy a extenderme a la hora de alabar las virtudes del libro. Creo que unas cuantas citas las dejarán patentes:

"Al enseñarnos un nuevo código visual, las fotografías alteran y amplían nuestra nociones de lo que merece la pena mirar y de lo que tenemos derecho a observar. Son una gramática y, sobre todo, una ética de la visión".


"Coleccionar fotografías es coleccionar el mundo".


"Fotografiar es apropiarse de lo fotografiado. Significa establecer con el mundo una relación determinada que parece conocimiento y, por lo tanto, poder".


"La fotografía es un arte elegíaco, un arte crepuscular. Casi todo lo que se fotografía, por ese mero hecho, está impregnado de patetismo... Precisamente porque seccionan un momento del tiempo y lo congelan, todas las fotografías atestiguan la despiadada disolución del tiempo... Nos procuran una relación de bolsillo con el pasado... El tiempo termina por elevar casi todas las fotografías, incluso las más inexpertas, a la altura del arte".


"Las fotografías son, desde luego, artefactos. Pero su atractivo reside, en un mundo atestado de reliquias fotográficas, en que también parecen tener la categoría de objetos encontrados, rebanadas no premeditas  del mundo. Así, trafican simultáneamente con el prestigio del arte y la magia de lo real. Son nubes de fantasía y cápsulas de información".


"Las fotografías no solo evidencian lo que hay allí sino lo que un individuo ve, no son solo un registro, sino una evaluación del mundo".

Por si estas reflexiones fueran poca cosa, el libro está lleno de referencias a fotógrafos maravillosos que invitan a acumular descubrimiento sobre descubrimiento. Algunos ejemplos:

Diane Arbus:



Walker Evans:


August Sander:


Alfred Stieglitz:


Lewis Hine:


No sé si ha sido demasiado. En cualquier caso, siempre habréis podido disfrutar de las fotos. Para cambiar de aires (cosa siempre necesaria de tanto en tanto), os dejo con Metal Elvis, un grupo que me descubrió ayer mi amigo Felipe Cabrerizo y cuya versión heavy (o metal, soy un auténtico inculto musical) de Suspicious Minds me tiene fascinado desde que la escuché.



1 comentario:

Lagartito dijo...

lo que más me mola es el estribillo, beibi.